Merecimiento: parte 2

Merecimiento: qué tema! A principios de junio hablábamos de eso, de lo que creemos merecer y de allí todo lo que atraemos según nuestro vibrar. Por si no leíste el blog, asomate aquí http://bit.ly/2DXyUHs.

Durante todo julio estuve compartiendo distintas herramientas para armonizarnos (con cristales, con sahumos, con baños, con velas, con aguas floridas).

Ahora, agosto es celebración y cosecha, todo relacionado al merecimiento, a encontrarnos con nosotras mismas en ese silencio, pedirlo y adueñarnos de ese momento.

En cuarentena el mayor acto de rebeldía es ese, sabernos merecedores de momentos pausa, de parar el mundo, de aquietar la casa, de silenciar el exterior y nuestras mentes.

GRAN DESAFÍO, LO SÉ! Pero si algo nos caracteriza es que cuándo nos proponemos VAMOS A TODO POR ELLO.

Cumplamos esa promesa con nosotras mismas, sin trajes y con total vulnerabilidad y amor. Autocuidado tiene que ser nuestra mayor premisa siempre. Para conectar con este Merecimiento (sí! Con M mayúscula) co-creamos con Amonite este combo.

Qué trae?

  • Un jabón de lavanda maravilloso para envolverte en esa amorosidad que sólo la lavanda nos ofrece.
  • Un bálsamo corporal sólido que es un elixir para los sentidos con aromas dulces y una textura que nos invita a hacernos automasajes y nos humecta la piel.
  • Y por supuesto, una meditación guiada de Todas mis Lunas para transportarte a ese lugar de paz y serenidad mental que estamos buscando.

Sin importar lo que suceda, que agosto sea el mes de reconectar con nosotras, con lo que merecemos y necesitamos para estar plenas y poder ver más claro aquello en lo que tenemos que enfocarnos.

Un beso, Noe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×