Solsticio de invierno

Me encanta celebrar los cambios en la naturaleza.

El día más corto del año viene a recordarnos integrar nuestra sombra. Es parte de la luz que renacerá en primavera, de nuestro todo.

Simbólicamente es guardar los últimos rayos fuertes de sol para lo que nos espera todo el invierno (días más cortos, noches más largas).

Y cómo lo llevamos adentro? A nuestras vidas?

Te invito a que hoy, internamente, bajes ese rayo de sol y lo lleves dentro tuyo, lo expandas en tu interior, dando luz a tus oscuridades, dando fuerza de sol a ese proyecto que seguís postergando, dándote ese espacio / momento de conexión con vos misma.

Trabajando en aquello que nos inquieta o molesta de nosotras mismas. Aquello que nos da miedo.
Germinar una semilla de autoconocimiento y aceptación.

Integrar mis sombras y mis miedos ha sido uno de mis trabajos espirituales más profundos y sanadores. Me ha enseñado a poner límites a los demás, a autoamarme, valorar las relaciones verdaderas y dejar que decanten las que no lo son.

Este invierno te invito a trabajar tu sombra, tus miedos más profundos y juntas aclarar y conocerlos. Conocé la propuesta en Instagram > http://instagram.com/todasmislunas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.